FacebookTwitter

VENTAJAS PARA LAS PYMES.

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Social-Media-Marketing-StrategyLo primero que es necesario aclarar cuando se trata de campañas en redes sociales, es que hablamos de una forma de hacer marketing tan incipiente que todavía está por definir tanto su alcance real como las formas de obtener el máximo rendimiento. Todo cambia continuamente y todo se puede cuestionar.

Dicho esto, y con los pies en la tierra, es inevitable que muchos todavía se hagan una pregunta de pura lógica: ¿para qué invertir tiempo o dinero en las redes sociales? Para quienes están abanderando el marketing en este entorno, la respuesta es bien sencilla.

Las redes ofrecen un espacio en el que se puede llegar al consumidor con pocos recursos. En definitiva, el canal perfecto para cualquier pyme. Y para muchas, el único.

Para las grandes empresas, las redes son el vehículo para llegar a un público joven que se les escapa, a pesar de realizar inversiones millonarias en los medios tradicionales. En España, el 81% de los internautas (unos 18 millones de personas) tiene un perfil en alguna red social. Claro que los datos hay que tomarlos con cautela, ya que según el Observatorio de Redes Sociales de The Cocktail Analisys de 2010, el 45% de las cuentas no se están utilizando. Pero hay otras buenas razones por las que merece la pena estar ahí:

PÚBLICO SEGMENTADO. “Son nuevos espacios de audiencia que aglutinan a millones de personas. En España Facebook tiene 10 millones de usuarios activos que dedican más de dos horas diarias a la Red”, explica Juan Luis Polo, socio director de la agencia Territorio Creativo. Además, “las redes tienen una gran ventaja frente a otros espacios de Internet. Y es que a la hora de planificar, conocen muy bien al usuario. Tienen datos de edad, sexo, ciudad, incluso sobre tus gustos e intereses”, añade Juan Luis Polo.

FACTOR DE PRESCRIPCIÓN. El poder que tienen los usuarios para influir en las decisiones de compra de otros encuentra en las redes su mejor forma de difusión. Al fin y al cabo, los contactos en las redes se basan en relaciones de amistad o intercambio de información entre personas con las que tenemos algún tipo de afinidad.

INTERNAUTAS ACTIVOS. Aunque los usuarios de redes sociales están ahí por ocio o para encontrar información útil, son internautas muy receptivos a las acciones de las empresas que saben atraerles: según el estudio Redes Sociales en España, del Interactive Advertising Bureau (IAB), el 21% de los usuarios participa con bastante frecuencia en concursos y sorteos; el 44% es fan de alguna marca o empresa en las redes; y el 19% se hace fan y sigue marcas comerciales con frecuencia. En el mismo estudio, el 64% afirma que no le molesta la publicidad que aparece en las redes y el 30% recuerda alguna campaña realizada en ese entorno.

Un buen ejemplo de los riesgos de las redes lo hemos visto recientemente con una campaña organizada por Greenpeace contra Nestlé a través de Facebook. La ONG acusó a la compañía suiza de estar destruyendo selvas vírgenes al utilizar aceite de palma en la fabricación de sus chocolates Kit Kat. Sus 90.000 fans se le pusieron en contra. Y la multinacional cometió el error de eliminar la información negativa que se escribía en su página, recibiendo de nuevo más críticas.

Aunque cuando se habla de redes sociales siempre tenemos en mente Facebook, ni es la única ni realmente la mejor para todas las empresas.

No hace falta decir que el número de usuarios que tiene cada red es un indicativo importante para decidir si nos interesa estar o no. Y Facebook es la madre del cordero, sin duda, con 400 millones de usuarios en todo el mundo. Pero no debes dejarte cegar por las cifras.

Es fundamental elegirlas en función del target o del objetivo de personas que se quiera alcanzar. De cómo es ese usuario o posible consumidor. Está Facebook, Twitter, Linkedin, y podemos crear extensiones a Youtube, a Flickr, etc., pero no hay que olvidar que también hay gente que utiliza sólo redes verticales por un interés concreto: fotografía, vídeo, motos, contactos… Lo más lógico es elegir las que nos interesen.

ESPACIOS COMPLEMENTARIOS. Segmentar no siempre implica excluir una red al elegir otra. Algunas empresas pueden hacer un uso complementario de varias. Depende del perfil del cliente y de la capacidad de cada empresa de generar mensajes coherentes en las dos partes.

Hay que tener en cuenta que Facebook es más de ocio, pero también hay profesionales que están ahí para pasarlo bien. En definitiva, Facebook y Twitter pueden ser complementarios. Aunque te dirijas a empresas, si eres capaz de crear una campaña de publicidad o cualquier tipo de acción de comunicación en Facebook con un componente divertido y lúdico, puede tener todo el sentido del mundo estar ahí.

REDES VERTICALES. Concentran a los usuarios por intereses muy concretos, como la afición a las motos, a la caza o simplemente intereses profesionales. ¿Qué pintan en todo esto unas redes tan minoritarias? ¿Elegimos cantidad o calidad? Las microredes permiten cubrir nichos de mercado donde las grandes no llegan. Son el punto de unión de personas que comparten un interés muy particular y donde todos los mensajes se encuentran alrededor de una misma temática. Este puede ser un punto de partida muy bueno para empezar, si tenemos nuestro nicho muy bien definido.

servicios_EER